malditos sean los curiosos y que los malditos sean curiosos:
la esencia de la poesía es una mezcla de insensatez y látigo...
....el gran Hank

jueves, 22 de septiembre de 2011

César Vallejo





































Piedra blanca sobre una piedra negra

Me moriré en París con aguacero,
                un día del cual tengo ya el recuerdo.
                Me moriré en París -y no me corro-
               talvez un jueves, como es hoy de otoño.
Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
               estos versos, los húmeros me he puesto
                         a la mala y,
                  jamas como hoy, me he vuelto,
                 con todo mi camino, a verme solo.
César Vallejo ha muerto, le pegaban
                  todos sin que él les haga nada;
                 le daban duro con un palo y duro
también con una soga; son testigos
                los días jueves y los huesos húmeros,
                 la soledad, la lluvia, los caminos

LA RUEDA DEL HAMBRIENTO
POR entre mis propios dientes salgo humeando,
                         dando voces, pujando,
                         bajándome los pantalones...
                         Váca mi estómago, váca mi yeyuno,
                         la miseria me saca por entre mis propios dientes,
                         cogido con un palito por el puño de la camisa.
Una piedra en que sentarme
                         ¿no habrá ahora para mi?
                         Aún aquella piedra en que tropieza la mujer que ha dado a luz,
                         la madre del cordero, la causa, la raiz,
                         ¿ésa no habrá ahora para mi?
                         ¡Siquiera aquella otra,
                         que ha pasado agachándose por mi alma!
                         Siquiera
                         la calcárida o la mala (humilde océano)
                         o la que ya no sirve ni para ser tirada contra el hombre
                         ésa dádmela ahora para mí!
Siquiera la que hallaren atravesada y sola en un insulto,
                         ésa dádmela ahora para mí!
                         Siquiera la torcida y coronada, en que resuena
                         solamente una vez el andar de las rectas conciencias,
                         o, al menos, esa otra, que arrojada en digna curva,
                         va a caer por sí misma,
                         en profesión de entraña verdadera,
                         ¡ésa dádmela ahora para mí!
Un pedazo de pan, tampoco habrá para mí?
                         Ya no más he de ser lo que siempre he de ser,
                         pero dadme
                         una piedra en que sentarme,
                         pero dadme,
                         por favor, un pedazo de pan en que sentarme,
                         pero dadme
                         en español
                         algo, en fin, de beber, de comer, de vivir, de reposarse
                         y después me iré...
                         Halló una extraña forma, está muy rota
                         y sucia mi camisa
                         y ya no tengo nada, esto es horrendo.
 

  Los nueves monstruos
                      I, desgraciadamente,
               el dolor crece en el mundo a cada rato,
           crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
            y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
             y la condición del martirio, carnívora voraz,
                      es el dolor dos veces
              y la función de la yerba purísima, el dolor
                          dos veces
               y el bien de sér, dolernos doblemente.
                    Jamás, hombres humanos,
         hubo tánto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
              en el vaso, en la carnicería, en la arimética!
                   Jamás tánto cariño doloroso,
                 jamás tan cerca arremetió lo lejos,
                      jamás el fuego nunca
                 jugó mejor su rol de frío muerto!
              Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
                          más mortal
             y la migraña extrajo tánta frente de la frente!
                Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
                  el corazón, en su cajón, dolor,
                  la lagartija, en su cajón, dolor.
               Crece la desdicha, hermanos hombres,
          más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
             con la res de Rousseau, con nuestras barbas;
               crece el mal por razones que ignoramos
              y es una inundación con propios líquidos,
               con propio barro y propia nube sólida!
             Invierte el sufrimiento posiciones, da función
                 en que el humor acuoso es vertical
                         al pavimento,
                  el ojo es visto y esta oreja oída,
             y esta oreja da nueve campanadas a la hora
                   del rayo, y nueve carcajadas
              a la hora del trigo, y nueve sones hembras
                a la hora del llanto, y nueve cánticos
                a la hora del hambre y nueve truenos
                  y nueve látigos, menos un grito.
               El dolor nos agarra, hermanos hombres,
                      por detrás de perfíl,
                   y nos aloca en los cinemas,
                   nos clava en los gramófonos,
          nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
                a nuestros boletos, a nuestras cartas;
                y es muy grave sufrir, puede uno orar
                        Pues de resultas
                     del dolor, hay algunos
               que nacen, otros crecen, otros mueren,
                y otros que nacen y no mueren, otros
                que sin haber nacido, mueren, y otros
                que no nacen ni mueren (son los más)
                      Y también de resultas
                    del sufrimiento, estoy triste
             hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
                 de ver al pan, crucificado, al nabo,
                        ensangrentado,
                      llorando, a la cebolla,
                   al cereal, en general, harina,
               a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
                     al vino, un ecce-homo,
                tan pálida a la nieve, al sol tan ardio!
                   ¡Cómo, hermanos humanos,
                  no deciros que ya no puedo y
                   ya no puedo con tánto cajón,
                       tánto minuto, tánta
                        lagartija y tánta
               inversión, tanto lejos y tánta sed de sed!
               Señor Ministro de Salud; ¿qué hacer?
             !Ah! desgraciadamente, hombres humanos,
               hay, hermanos, muchísimo que hacer.
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario