malditos sean los curiosos y que los malditos sean curiosos:
la esencia de la poesía es una mezcla de insensatez y látigo...
....el gran Hank

miércoles, 25 de septiembre de 2013

arderemos en todas direcciones






no entienden que tiro la basura en los poemas, 
que me arranco la piel seca, 
descascarillo cicatrices a ver si sangran de nuevo. 
mezo la herida porque la confundí con la vida hace tiempo 
y ya no sé cuál es cuál.












Arderemos en todas direcciones, sí, como un géiser envasado al vacío hasta el día de, hasta que reventemos en el poema y después la ristra de bombillas tristes tras la fiesta en la plaza del pueblo. Sí, como estrellas fugaces de fulgor mortal y deseos al viento. En las ramas de los árboles duermen los pájaros que picotean mi alma al alba. Puedo armar un poema con ráfagas de mal aliento, un poema que no se sostenga desde el principio porque ya alberga versos de fracaso. Puedo gastarlo como se gasta el asfalto de tanto pasarle por encima y aún tendré cosas que necesito decir. Tanto bello atropello que vender como lirismo. Como un corazón que bombea tinta sucia. Y entonces recordaré lo obsceno de tu tocarme como si quisieras llevarme al otro lado, pero al otro lado de qué. Al otro lado de las cosas que nos saben inciertas pero ansiamos. Cuando las mujeres escapan de las flores y los hombres se cuelgan medallones como anclas del despropósito. El amor es morderse y vomitarse. Y así derrocamos la tarde que nos nace ya moribunda y delata la noche y su color porque hay una ceniza que viene de los sueños, los sueños que arden por dentro y la cama como una barca que siempre vuelca y luego el frío. Hay un quejido que viene del tiempo que pasa lento. Hay un aullido sordo que delinque a oscuras en mi tímpano, desquiciante y tan lleno. Me clavo sus esquinas. Arriba despacio como un buque de guerra que viene encañonando,  una nube sin viento. Es el dolor. Rehén forzoso que no escapa de nosotros. Es eso que se me estrella por dentro, un monstruo con voz de crooner que pretende hacerle la autopsia a mi pasado. Ojalá remar en la incertidumbre y hacerme fuerte en ella. Como el perro que abandonan en la autopista y piensa que su dueño sólo está jugando. 
Voy a masticar tus palabras en el aislamiento. Trémula me desharé entre las hojas de un libro que llora violento, cuando tú, labriego de la desesperanza, abandonas el hueco y esperas el calor a la vuelta. 
La madeja enloquecida de mi cerebro tricota sinsentidos sin cesar y me dicta que con el hollín de nuestras venas cicatrizaremos en el poema más oscuro que siempre está por llegar.

12 comentarios:

  1. licor leerte ésta noche de las hojas viudas.. quemarse sobre ese poema por llegar, el puente, el suicida, el presunto, que allá , se oiga la huella arrancada y cicatrice al fin! (me dio esperanza leerte)

    salud!

    ResponderEliminar
  2. No sé cómo lo armaste, pero éste es el poema para las noches desgarradas. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. un corazón que bombea tinta sucia
    !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    que de maravillas te van los relatos!
    intensidad sin pausa.

    besos, bellisima!

    ResponderEliminar
  4. Desgarrador y bello, aunque parezcan dos palabras contradictorias.

    Beso

    ResponderEliminar
  5. o entienden. Sólo los letraheridos.
    a veces de la herida nacen bellezas como esta
    yo lo entiendo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cierto, siempre está por llegar. Y es ésta, una buena espera.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Pasearse en los entresijos de las palabras, para mancillarlas
    llegar a lo abstracto a través de líneas de los arrabales sucios
    manchar con cicatrices el perfil del arma homicida,
    y apagar la lúz.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Un texto intrusivo en la mente de uno, una descripción exacta en un recoveco de la vida. Un estallido de poema. Un poema estallando.

    Me ha encantado....

    mi beso.

    ResponderEliminar
  9. También apuesto a esa frase de que siempre está por llegar. Vilipendiado, amado, rechazado, necesitado, le seguimos escribiendo a la necesidad de no estar solos y solas.

    Beso grande

    ResponderEliminar