malditos sean los curiosos y que los malditos sean curiosos:
la esencia de la poesía es una mezcla de insensatez y látigo...
....el gran Hank

martes, 30 de octubre de 2012

anclar el temblor




























Si no podemos traficar con caricias profundas
por lo menos déjate en mí algo olvidado,
algo con lo que invocarte,
algo para el abuso
cuando me faltes irremediablemente demasiado,
cuando me sienta pequeña, sucia y devorada
por las luces que siempre se quedan fuera de mi cuarto.

Pero no arribes a mí como un bardo, 
contándome mi propia historia,
que esto no existe, 
que es mi Macondo privado,
como si yo ajena a todo
no fuera capaz de lo mejor y lo peor. 

Te pido que me dejes anclar tu temblor en mi cabeza,
para hacer de ello un eco perpetuo
a través de cual zafarme de la mediocridad que me envuelve
y que me sostiene, pinza y arrastra a
la gangrena de la fatiga.

Y es que no me canso, como perra, de rogarte
que te acerques y que te rompas,
que saques ya tu bestiario de corazones/sueños abandonados,
y te reconozcas, 
por y para siempre,
en el fango 
y en la desidia 
que te viene desfigurando,
así poco a poco,
como un espejo cruel
que te saca los golpes y las aristas
que vas acumulando.
Cuando te sientas pequeño y devorado.

Tropa esquizofrénica de caballos perdedores somos,
de los que amarran quimeras a la pata de la cama
de los que enceran barras de bar con sus palabras lloradas
enderezando sus vidas tres cuartos de hora
en cantos heroicos de madrugada,
prometida tabula rasa para el redentor,
hasta que llega el engrudo de la realidad
y retornamos a la condición de rehenes,
donde el dolor de la vida sea fácil de confundir con una simple resaca

De los que lo saben todo del amor zigzagueante,
de las eses ebrias del mentirse a uno mismo 
pero que siguen atravesando los años
como si fueran ríos de miseria que han de llevar a alguna parte.
Con los corazones ahí
como un cuenco, 
como la gorra de pobre,
aguardando llenos de desesperanza trenes en mitad del mar
con la ansiedad masturbatoria del que huye dentro su propia carne.






3 comentarios:

  1. Me preguto quién se creerá caballo ganador, leyendo semejante "saca caretas". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Deja en mi algo olvidado". Sencillamente hermoso. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. me acabas de recordar cuántos macondos sobreviven a mi realidad. no sé si darte las gracias o arrojarme por la ventana (aunque tiene rejas y además... es un bajo) Eso sí, el poema tiene la fuerza que ya empiezo a encontrar demasiado habitual en tus escritos, aunque tú ya sabes, para algunas cosas nunca es demasiado. Besos

    ResponderEliminar